sábado, 23 de septiembre de 2017

Jornada del Clero

Imágenes de la “Jornada del Clero” del año pasado,
que se celebró el 26 de septiembre de 2016
Al igual que el año pasado a comienzos de curso, también este año nuestro Obispo convoca el presbiterio diocesano a una “Jornada del Clero” el próximo lunes 25 de septiembre, en el Seminario Menor.

Tras la oración y el saludo de nuestro Obispo, está previsto que en este encuentro se presente el Plan Pastoral Diocesano y la Programación Pastoral del presente curso. Asimismo, también habrá un momento para la reunión de grupo de los sacerdotes de los distintos arciprestazgos y la puesta en común de las sugerencias que se aporten en los grupos.


viernes, 22 de septiembre de 2017

Desplumar

Un día, una mujer dada fácilmente a sacar defectos de los demás se fue a confesar con alguien que tenía fama de santo. Aquel confesor escuchó pacientemente a la penitente; después le dijo: “Como penitencia, coge una gallina y recorre las calles más importantes de tu pueblo arrancando lentamente las plumas que soltarás al viento. Después, regresa otra vez a mí”. Aquella señora obedeció. Cuando retornó al confesor, éste le dijo: “La penitencia no ha concluido. Ahora debes volver a andar por las calles y recoger todas las plumas que has sembrado”. “Es imposible”, contestó la mujer. “Así es la murmuración -respondió el confesor- Pequeños juicios sobre otras personas pueden crear situaciones irreparables”.

Esta semana se han cumplido cuatro años de una de las homilías diarias que más me ha gustado del Papa Francisco... la que dedicó, un 13 de septiembre de 2013, en la Capilla de Santa Marta... a hablar de la murmuración. Un mal que no acabamos de desterrar.

Porque, nos decía... “los que viven juzgando al prójimo, hablando mal del prójimo, son hipócritas, porque no tienen la fuerza, la valentía de mirar sus propios defectos. El Señor no dice, sobre esto, muchas palabras. Después dirá, más adelante, que el que tiene en su corazón un poco de odio contra el hermano es un homicida... También el Apóstol Juan, en su primera carta, lo dice con claridad: el que odia a su hermano, camina en las tinieblas; quien juzga al hermano, camina en las tinieblas”.

Y cada vez que nosotros “juzgamos a nuestros hermanos en nuestro corazón -prosiguió- es peor, cuando hablamos de esto con otros somos cristianos homicidas”.

“La murmuración - nos advertía- siempre va en esta dimensión de criminalidad. No hay murmuración inocente”. La lengua, dijo de nuevo retomando al Apóstol Santiago, es para alabar a Dios, “pero cuando la lengua la usamos para hablar mal del hermano o de la hermana, la usamos para matar a Dios, la imagen de Dios en el hermano”.

El Papa pedía para nosotros y para toda la Iglesia, “la gracia de la conversión de la criminalidad de la murmuración al amor, a la humildad, a la mansedumbre, la dulzura, la magnanimidad del amor hacia el prójimo”. Yo lo pido también.

Domingo Pérez

“La mujer ante la Palabra” - Semana Id y Enseñad 2017

Desde hace catorce años, la Delegación Diocesana de Enseñanza organiza unas jornadas de formación para profesores y profesoras de Religión tanto de la Escuela Pública como de la Concertada. La convocatoria siempre ha estado abierta todas aquellas personas preocupadas por los temas eclesiales, pastorales o teológicos que, en cada edición, se han ido presentando.

Con el trasfondo del mandato evangélico “Id y Enseñad”, siempre se ha tratado de dar una perspectiva teológica a las nuevas realidades que estamos viviendo en el mundo y que afectan profundamente a los agentes educativos.

Y repasando los temas que se habían visto en estos 14 años, rápido nos dimos cuenta de que, el tema de la presencia de la mujer en la Iglesia, aun siendo una realidad indiscutible, ha estado un poco olvidado. Pensamos que la presencia teológica de la mujer en nuestra Iglesia actual es prácticamente invisible. Desde esta constatación se planteó la posibilidad de preparar unas charlas sobre la presencia de la mujer en la Biblia, en la Iglesia y en la sociedad.

Para esta tarea, la Delegación se puso en contacto con la Asociación de Teólogas de España. Su presidenta, Silvia Martínez, se ha involucrado decididamente en el proyecto y nos ofreció la posibilidad de que las ponentes fuesen miembros de la Asociación. Este colectivo agrupa a un buen número de mujeres teólogas dedicadas a la enseñanza y que están teniendo una importante voz en la teología, tanto en nuestro país como fuera de él.

Las jornadas que os presentamos en esta edición (los días 25, 26, 27 de septiembre y 2 de octubre) responden a esta necesidad. Os invitamos a la reflexión serena sobre esta realidad y a la escucha abierta de estas mujeres que nos recordarán, que la Palabra habita ya en toda persona que se ponga, como María, a disponibilidad del Señor. Quedan todos invitados a asistir y participar en estas XV Jornadas anuales de formación.

  •  25 de septiembre  “La mujer en el Antiguo Testamento” l Carmen Soto Varela
  •  26 de septiembre  “Las mujeres y Jesús en el Nuevo Testamento” l Antonina Wozna
  •  27 de septiembre  “María y las mujeres creyentes, presencias y liderazgos” l Antonina Wozna
  •  2 de octubre  “Las mujeres hoy en la Iglesia a la luz de la Palabra” l Silvia Martínez Cano
Todas las conferencias comenzarán en la BIBLIOTECA PÚBLICA DE PALENCIA a las 19:30h. Entrada libre

 
Delegación Diocesana de Enseñanza

jueves, 21 de septiembre de 2017

San Mateo. Su fiesta se celebra el 21 de septiembre

San Mateo, madera tallada y policromada. Autor: Alejo de Vahía, S XV-XVI. Museo parroquial de Santa María. Becerril de Campos.

Este apóstol y evangelista, nació posiblemente en Cafarnaum (Galilea). Su nombre proviene del arameo Mattai, que significa “don de Dios”. Es citado como Leví, hijo de Alfeo, publicano y recaudador de impuestos. Fue llamado por Jesús para formar parte de los doce apóstoles, y lo dejó todo para seguirle. Según Eusebio de Cesarea, después de la Muerte y Resurrección de Cristo predicó en Judea durante quince años, y hacia el año 80 marchó a predicar a Etiopia, donde sufrió martirio hacia el año 95.

La tradición le considera autor del evangelio que lleva su nombre, basándose en un texto de Papias, y Eusebio de Cesarea, hacia el año 110, que dice: “Mateo (...) recogió en orden “los logia” en dialecto hebreo”. La palabra logia puede interpretarse como colección de máximas. De acuerdo con esto, algunos escritores cristianos antiguos lo reconocen como autor del primer evangelio escrito en arameo, lengua vernácula del S. I en Palestina, y posteriormente traducido al griego. Según la tradición sus restos descansan desde el S. XI en Salerno (Italia). La Iglesia católica celebra su fiesta el 21 de septiembre y la ortodoxa el 16.

Se le representa con un hombre o un ángel, en alusión al tetramorfos del profeta Ezequiel . Le encontramos en casi todas las predelas de retablos de S. XV al XVII. Unas veces forma parte del apostolado, como en la iglesia de San Miguel de Saldaña y otras como evangelista. Destacamos entre las innumerables representaciones, las de la iglesia de San Miguel de Aguilar de Campoo, San Juan de Santoyo, y Santa María de Dueñas, y la del retablo de Báscones de Valdivia conservado en el Museo Diocesano.

Su fiesta está también unida a fiestas marianas, como la Virgen del Brezo o la de Valdesalce. Esta fecha estaba dentro de las témporas de otoño y los fieles cristianos acudían en rogativas a los santuarios marianos a dar gracias a Dios a través de la Virgen por los frutos recogidos y a tiempo propicio para la nueva siembra.

Texto: José Luis Calvo

Fotografía: Antonio Rubio

Oración

Oh Dios que te dignaste elegir a San mateo para convertirlo de publicano en apóstol de tu Hijo, concédenos que, fortalecidos con su ejemplo y su intercesión, podamos seguirte siempre y permanecer unidos a ti con fidelidad.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Mi experiencia en Kazajstán

Presidiendo la Eucaristía
Llevaba tiempo queriendo vivir una experiencia en un lugar de misión. Sentía especial atracción por aquellos lugares donde la Iglesia vive en minoría y donde poco a poco va construyéndose y creciendo.

Hace unos seis años, en una convivencia de sacerdotes, conocí a D. José Luis Mumbiela Sierra, que acababa de ser nombrado Obispo en la Diócesis de Santísima Trinidad, en Almaty (Kazajstán). Nos habló sobre la labor de la Iglesia católica allí: retos, problemas, dificultades, proyectos...

Este verano he podido estar tres semanas en esta Diócesis. Su extensión es mayor que España y Portugal juntos, con una población de unos 6 millones de habitantes. Comprende 4 regiones civiles de Kazajstán. En tres de ellas hay presencia oficial de la Iglesia católica (alguna parroquia o punto misional). En una -la más extensa- todavía no.

La confesión religiosa mayoritaria es la musulmana (65% población), seguida de la ortodoxa (30%) y con presencia de otras confesiones, donde las personas de tradición católica no llegan al 1%. Todo ello mezclado con la herencia del ateísmo oficial durante 70 años. La diócesis no tiene sacerdotes nativos, todos son extranjeros, de Polonia, Argentina, Corea, Lituania, Italia y España; unos son diocesanos y otros religiosos, en total en torno a 17.

Gran parte de estos días los pasé en la Parroquia católica de Kapchagai, una localidad de unos 40.000 habitantes. La comunidad es muy dinámica y viva. Allí trabajan tres sacerdotes, dos polacos y uno español. Trabajan de destajo. Junto a la iglesia hay tres hogares para niños de familias pobres y completamente desestructuradas, en donde colaboran religiosas y voluntarios. 

La parroquia también tiene una especie de albergue, llamado “Verónica”, para convivencias, retiros, encuentros... Allí tuve la oportunidad de estar tres días con jóvenes de la periferia de Almaty, procedentes de familias pobres con las que tienen relación las religiosas de la Madre Teresa de Calcuta. Hay mucha pobreza, sobre todo en las periferias y en zonas rurales.

Me resultó fácil “conectar” con la gente y con los compañeros. Cuando entras en una iglesia y hablas con ellos, tienes esa sensación de estar en un ambiente familiar y conocido. Pude palmar lo que significa la unidad real que crea la fe.

La labor en las zonas más rurales va en aumento, pero muy lentamente. Estuve en dos pueblos: Nura y Daulet, con Szymon, el párroco. La comunidad católica en ambos es muy pequeña. La mayoría de los católicos, además, no han tenido sacramentos durante muchos años y su fe se ha ido debilitando; en algunos casos los hijos y nietos ya no están bautizados... Es una situación que perdura en la inmensa mayoría de los pueblos, puesto que no tienen sacerdotes. Son personas de “tradición católica”, llamados a revitalizar su fe y crear ese fermento del que habla el Evangelio. 

Cuando ves esta realidad, te viene a la memoria la vida de San Pablo, que evangelizaba en medio de personas totalmente ajenas a su fe; y entiendes mejor sus cartas, dirigidas a esas pequeñas comunidades que iban creciendo, con sus ilusiones y preocupaciones, también a pesar de sus pecados. 

Qué importante es que recemos por las vocaciones, para poder llevar a cabo eficazmente el mandato del Señor: “id al mundo entero”. Os aseguro que allí lo hacen con verdadero deseo porque, como dicen, un sacerdote es como un oasis en medio del desierto.

Eduardo Calvo Sedano